Di no a los calcetines negros

Resulta curioso observar como podemos enfrentarnos a un rato de indecisión frente el armario decidiendo cuál es esa corbata que mejor combina con nuestro conjunto y luego al abrir el cajón de los calcetines limitarnos a sacar de él el primer par de calcetines con el que nos encontremos; calcetines que casi siempre terminan siendo de color negro.

Este hecho pone de manifiesto que los calcetines son, a pesar de su importancia, el complemento al que menos atención se presta. Y para dar la vuelta a esta realidad lo primero que se deberá hacer al coger del cajón ese par de calcetines será asegurarse de que estos no den la sensación de estar viejos o en mal estado. Cuando en los calcetines aparezcan los primeros síntomas de envejecimiento o se vuelva demasiado frecuente el gesto de tener que subírnoslos constantemente sabremos que llegó la hora de jubilarlos.

Calcetines grises Hidalgo

Sin embargo, ni los que eligen siempre el negro para sus calcetines ni los que hacen coincidir el color de estos con el de sus zapatos se están beneficiando de la elegancia y del estilo que un color y un diseño bien escogido pueden proporcionar a todo el conjunto.

Calcetines azules Hidalgo

A la hora de vestir de traje acertaremos con el color de los calcetines si lo hacemos coincidir con el del pantalón del traje y no con el de los zapatos. Esta opción es la más correcta ya que cuando el pantalón y el calcetín son del mismo color no se produce un cambio brusco visual entre ambas prendas y el efecto final es el de una figura más alargada y estilizada.

Por el contrario, de escoger, por ejemplo, un traje gris, un calcetín negro y un zapato marrón chocolate, se estarán produciendo tres saltos de colores en muy pocos centímetros y consecuentemente la figura dará la sensación de acortarse. Si no pudiéramos encontrar unos calcetines de idéntico color al de los pantalones, busquemos unos que, siendo del mismo color, sean de una tonalidad algo más oscura que la de los pantalones. 

Cuando estamos de pie o caminando, los calcetines o no se ven o, si lo hacen, apenas se vislumbra su color. Sin embargo, pensemos por un momento lo que ocurre cuando nos sentamos. Es entonces cuando los calcetines quedan expuestos al exterior y una mala elección puede tirar por tierra todo el esfuerzo puesto en el resto del conjunto.

Por ello, resulta fundamental que cuando a la mañana abramos ese cajón de calcetines lo hagamos pensando en el traje que antes hemos elegido. Si nos parece demasiado conservador limitarnos a hacer coincidir el color de nuestros calcetines con en el del pantalón probemos cosas nuevas. Por ejemplo, si el traje que vamos a vestir es azul marino los calcetines con tonalidades cercanas al granate pueden aportar un toque interesante de estilo. Y si fuera gris probemos calcetines de color berenjena, verdes oscuros o incluso azules oscuros y disfrutemos de la elegancia que estas combinaciones aportan al atuendo final.

Traje azul calcetín granate Hidalgo

Los caballeros más dandis y atrevidos siempre encontrarán opciones más divertidas con las que jugar en los momentos y lugares más desenfadados. Estos disfrutarán combinando los colores y dibujos de sus calcetines con, por ejemplo, la corbata, el pañuelo de bolsillo o cualquier otra prenda. Las combinaciones menos esperadas y que más rompen con las normas establecidas son muchas veces las que mejores resultados aportan a la vestimenta masculina.

Trajes y calcetines hidalgo

Una de las máximas del vestir del gentleman es prestar atención a las estaciones del año y adecuar su indumentaria a cada una de ellas. Por ello, ahora que la primavera ya ha comenzado y los parques se llenan de flores y alegría se debería dar entrada a colores más vivos y guardar hasta el año que viene los más sobrios de invierno. Y los calcetines son un buen complemento por el que comenzar.

Resulta demasiado frecuente vestir el mismo calcetín en invierno, en primavera o incluso en verano. Igual de habitual, y no por ello menos erróneo, es limitarse a cambiar con el paso de estación los calcetines de lana por los de algodón pero otorgando también el protagonismo al color negro.

Y si las estaciones del año se deberían tener en cuenta a la hora de escoger los colores del atuendo de corbata más si cabe se debería hacer de vestir de sport. Unos calcetines alegres, que no ridículos o infantiles, pueden aportar un toque muy interesante a los conjuntos más informales. Por ejemplo, unos calcetines burdeos(vino), verdes o incluso violetas bien combinados pueden aportar al conjunto un estilo que nunca unos calcetines negros podrían conseguir.

Calcetines verde Hidalgo Calcetines vino violeta Hidalgo

Igualmente, jugando no ya solo con el color del calcetín sino también con el diseño, por ejemplo, con unas rayas o franjas de algún color que combine bien con el color principal del calcetín, el aspecto general de todo el conjunto mejora notablemente.

Calcetines franjas

Se opte por un color o diseño lo que la luz de la que todavía disfrutamos vuelve a revindicar es que si no vamos a vestir de chaqué, de esmoquin o de frac los calcetines negros toca guardarlos, como mínimo, hasta bien entrado el invierno.

FUENTE : José María López-Galiacho González blog.HOLA.com

Deje una respuesta