EL CINE Y LA MODA MASCULINA CLASICA….

Cuando tras cada Gala de los Oscar uno ojea la lista de los actores mejores vestidos, es fácil llegar a la conclusión que todo tiempo pasado fue mejor. Bastan estos diez ejemplos para reflexionar sobre ello:

  1.      Gary Cooper

Gary Cooper

Amante de los tres piezas, su estilo personal se distinguía por unas enormes solapas y por acompañar el cuello de sus camisas de un alfiler. Destacaba por vestir como pocos el frac y por la confianza con la que con sus trajes se movía – algo a lo que contribuía la hechura generosa de los mismos. 

2. Marcello Mastroianni

 Marcelo Mastroianni

La mejor definición de la sprezzatura italiana. Sus movimientos, su apariencia, su sonrisa y su manera de fumar le ganó innumerables imitadores. Entusiasta de los trajes a medida de Vittorio Zenobi y de los zapatos Lobb, su innato charming todavía no ha encontrado sustituto. Difícil de olvidar su traje negro en La Dolce Vita.

3. Fredric March

 Frederick March

Conocedor de las ventajas estéticas de los trajes cruzados, los escogía lisos o con raya diplomática haciéndolos acompañar de camisas con largos picos y un mínimo nudo de corbata. No obstante, era vistiendo chaqué o frac cuando sacaba a relucir su icónico estilo. 

 

4. Gregory Peck

 Gregory Peck

Uno de los grandes representantes del look Ivy League. Destacó tanto con traje como con ropa sport, de hecho vestía con la misma elegancia camisas remangadas y chaquetas de Tweed que fedoras y trajes de tres piezas.  

 

5. David Niven

 David Nivem

Su cuidado peinado e inmaculado afeitado le valieron ganarse toda una legión de seguidores. Fue enorme la variedad de prendas, todas ellas cortadas en Savile Row, colores y estampados que mostró tanto en la gran pantalla como en su vida privada. Pocos actores volverían a vestir el esmoquin con tanta naturalidad.

 

6. Cary Grant

 Cary Grant

Galán entre galanes, hizo de su sonrisa y su elegancia atemporal su mejor tarjeta de visita. La simplicidad con que combinaba sus trajes grises con camisas blancas, unido a su destreza para vestirlos como si se tratara de una segunda piel justifica el que todavía hoy esté considerado como el non plus ultra de la elegancia clásica. 

 

7. Fred Astaire

 Fred Astaire

Una muestra evidente de que no hay que tener un físico prefecto para poder presumir de elegancia. Seguidor del corte London Draper, nadie ha llegado a influir en la vestimenta de Estados Unidos como hizo Astaire. Zapatos spectator, jerséis de cuello vuelto, trajes cruzados, grises y azules, de exquisita franela o chaquetas Príncipe de Gales son solo algunas de las prendas que popularizó.

  

8. Clark Gable

 Clark Gable 

“El rey” destacó por difundir el look safari y por vestir con increíble elegancia trajes de tres piezas, chaquetas cruzadas y pañuelos tipo ascot. Su aspecto de gentleman le animaban a huir del color y su preferencia por la cachemira y la seda hacían su conjunto fácilmente reconocible. La productora de sus películas llegó a recibir una demanda por prescindir su actor de la camisa interior, algo que tuvo un gran impacto en la bajada de ventas de esta prenda.

 

9. Paul Newman

Pawl Newman 

Aunque su estilo fue evolucionando hacia una elegancia intemporal, en sus comienzos era una camiseta interior y un pantalón de vestir, todo ello acompañado de un cigarrillo y un vaso de bourbon, con lo que mejor transmitía su aspecto de rebelde. Si bien su elegancia con esmoquin era incuestionable, el verdadero estilo de Newman se aprecia cuando se enfundaba su camiseta pegada, sus pantalones con pinzas y su jersey de pico.

 

10. Errol Flynn

 Errol Flynn

Sus chaquetas de sport con bolsillos tipo parche, sus gabardinas y sus trilby marcaron una época. Sin embargo, fue con su vestimenta informal - donde destacaban  camisetas interiores, jerséis, pañuelos en vez de corbata y chaquetas tipo aviador - la que le sirvió para pasar a la historia como el gran playboy de Hollywood. 

 

PD Claramente podríamos unir a esta lista muchos otros y, aunque no ha sido fácil escoger solo a diez sí, creo que los que aparecen en esta lista tienen motivos sobrados para aparecer en ella.  

 

Fuente: El Aristócrata

Deje una respuesta